Introducción

Si desea mostrar la presente muestra de instrumentos en mercados medievales o eventos temáticos póngase en contacto en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Haga clic en Introducción y en el nombre de cada uno de los instrumentos de tortura para leer historia y funcionamiento o escuchar la grabación de voz explicativa en modo audio guía.


Esta muestra trata de rescatar del olvido aquellas horribles prácticas que en el medievo acontecían en el viejo mundo.

A lo largo y ancho de toda Europa tristemente el oscuro y dantesco ingenio relució en una época sombría mediante la creación de macabros instrumentos de tortura. Éstos eran empleados contra encarcelados y cautivos, ya fuera en respuesta a desencuentros políticoss o religiosos, con el objetivo de obtener una confesión o  causar la muerte sin más, entre terribles sufrimientos.

En la España Medieval al frente como soberanos los Reyes Católicos, el uso de la tortura estaba íntimamente relacionado con la iglesia. En este periodo coexistían tres sistemas en base a los cuales se aplicaba la justicia.

Como no podía ser de otra forma el pueblo debía mantener una actitud en consonancia con los mandatos de estas tres jurisdicciones.

1.- Por un lado debían evitar entrar en confrontación con los intereses de la Corona cuyo entramado de funcionarios al servicio de la ley situaba al monarca en la cúspide sustentado por las leyes y los organismos donde se aplicaban tales como Reales Audiencias y Cancillerías.

II.- Por otro lado existía una justicia episcopal la cual interesaba la fidelidad a la religión y fe cristiana mediante la corrección de actos inmorales, lo cual en ocasiones solapaba sus funciones de control moral del pueblo con el Tribunal de la Inquisición.

III.- En último lugar distintas actividades eran enmarcadas en el ámbito de actuación del Tribunal de la Santa Inquisición, entre éstas actividades se encuentran:

-La brujería.

- Oposición resuelta a la iglesia católica (herejía).

- Comentarios injuriosos contra Dios, la Virgen u organizaciones cristianas (blasfemia).

- Bigamia.

- Magia.

- Supersticiones.

- Relaciones anti natura.

- Relaciones homosexuales.

- Relaciones zoofílicas.

- Invocaciones demoniacas.

- Artes adivinatorias.

- Celebración de misas cristianas por personas ajenas a este ministerio.

- Impedir la actuación del Santo Oficio u ofenderlo.

- Manifestar falso testimonio, incumplir inhabilitaciones por anteriores sentencias.

- Otras…

La iglesia y la corona se entremezclaban en la persecución y enjuiciamiento de todo aquel que causara afrenta a sus intereses.

La Inquisición española dependía del Rey siendo éste quien nombraba a los inquisidores para luchar a favor de los intereses del estado, negando la apelación ante el papa en Roma.

Fue fundada en 1478 por los Reyes Católicos yen Diciembre de 1808 la Inquisición española fue suprimida por Napoleón Bonaparte mediante los decretos de Chamartín que se aplicaron en la España "afrancesada".

 

 

La Santa Inquisición

Organización:

Como Inquisidor Supremo en los reinos de Aragón y Castilla fue nombrado Tomás de Torquemada, confesor además de Isabel la Católica.

Al inicio tan solo existían tribunales en algunas ciudades, creándose con posterioridad en otras. Al inicio un tribunal estaba formado por dos inquisidores más juristas y teólogos, un procurador fiscal que investigaba la acusación interrogando testigos, calificadores que concretaban si la conducta era contraria a la fé, consultores para conducir el proceso ante dudas del tribunal, tres secretarios los cuales repartían las funciones de registrar el domicilio del acusado, anotar sus manifestaciones y escribiente actuando como secretario del tribunal, alguacil el cual detenía y encarcelaba a los acusados.

 

Proceso en primera persona.

Un día de tantos durante el reinado delos Reyes Católicos un emisario conocido, amigo o familiar, enviado por el Santo Oficio se acercaba a tu persona diciéndote "Los Señores Padres me

han comunicado que quieran verte, tienen cuentas que rendir".

Como quiera que el mero hecho de recibir esta noticia cuando menos era motivo desasosiego, a la mañana siguiente te personabas en un conclave, como por ejemplo el Fuerte de Triana en Sevilla, solicitando audiencia de los tres Señores Padres.

Estos siempre con intención de sonsacar información recibían con la pregunta “¿Cuál es el motivo de tu visita?" Recibiendo como respuesta: "Me ha comunicado su emisario que querían verme" Seguidamente los Señores Padres te invitaban a confesar tus pecados o a delatar en otros actividades impuras.

Lo Santos Señores tenían en sus manos dejarte en libertad o encarcelarte y si en el en el peor de los casos eras encarcelado tras pasar dos o tres semanas el alcaide de la cárcel te aconsejaba pedir audiencia para de una vez poner fin al encarcelamiento siendo lo más común pedirla para presentarse al Tribunal Inquisidor, que nada solucionaba en el momento si bien te volvía llamar a su audiencia pasados ocho días para que confesaras algún pecado. De confesar eras encarcelado por largo plazo y de no hacerlo eras llamado hasta a una cuarta audiencia donde te notificaban la acusación llena de muchos y supuestos cargos infundados con la intención de desquiciarte y comprobar si confiesas alguno.

A la espera de sentencia esta podía ser de absolución o condenatoria.

Si la sentencia era condenatoria podía dar lugar a tormenos en cuyo caso eras conducido a otra aundiencia donde los Señores Padres ponían en tu conocimiento que como medida ante la no confesión de todo lo que ellos procuraban saber serás sometido a una serie de tormentos para de tal modo obtener a la fuerza la verdad. Y así una y mil veces te amonestarán para que de buen grado la expongas si quieres evitar se entregado al tormento, todo ello en un marco de intimidación con palabras más que trágicas que te infundirían gravísimo temor. Tanto si confiesas como si no llega tal confesión en este punto el tormento es inevitable.

El tormento.

 

El alcaide te conducirá a una bóveda subterránea fría y humedad donde los alaridos, quejidos y suplicas de los que allí son atormentados no escapan de la oscuridad. Ante el Santo Tribunal, con el Señor Inquisidor a la cabeza, es inevitable fijarse en el verdugo vestido de traje largo, negro, de lino cerrado hasta los pies con una capucha larga con dos oquedades para ver que le tapa toda la cara. Tras severas amenazas para que confieses y tras la persistencia en no hacerlo te mandarán desnudar, tanto si eres hombre como si eres mujer, cediéndote unos calzoncillos de lienzo para no quedar totalmente desnudo.

Los géneros de tormento de los que se ayudan los Santos Padres para arrancar la confesión son muy variados como a la vista de la presente muestra de instrumentos se puede presumir, siendo los mas usados el de la garrucha, el del agua y el del fuego.

 

La garrucha

Para arrancar la confesión entre diversos conjuros intimidatorios te ataban manos a la espalda con ocho o nueve vueltas de tensa cuerda para luego unir los pulgares con cuerda más delgada, uniendo ambas cuerdas a una maroma que arriba en el techo se hacen pasar por una polea; la primera vez te lastraran con unos once kilos de peso en tus pies. En este momento comenzaran otra vez los conjuros y amenazas para lograr tu confesión al tiempo que el verdugo tirando de la maroma hará que tu cabeza llegue hasta la polea, momento en el que nuevamente te aconsejaran la confesión y te informarán que de entregársela te bajaran. De no confesar permanecerás colgado largo tiempo, lastrandote seguidamente con aún más peso para estirar todos los miembros y articulaciones. De seguir sin confesar el verdugo te dejará caer parando la caída repentinamente provocando intensos dolores en cadera y hombros.

Si alguna vez declaras la confesión que ellos esperan no harás sino acrecentar más el sufrimiento ya que consideraran que estas artes están dando sus frutos. Este tormento durará entre las nueve y las una de la mañana dejando para la mañana siguiente otros nuevos de manos del verdugo para arrancar la verdad para así dictaminar en función de la confesión si condenarle a muerte u a otras penas menos gravosas.

---

 

Clic en me gusta !

Contacto: info@torturasmedievales.com © 2017 TorturasMedievales.com. All Rights Reserved.

Menú

sangre Inicio
Exposición itinerante
Contacto
Venta instrumentos

 La presente muestra de instrumentos de tortura medievales se encuentra en estos momentos libre para ser expuesta.

Si desea contar con ella en MERCADOS MEDIEVALES U OTROS EVENTOS TEMÁTICOS,  así como para obtener más información,  póngase en contacto con nosotros a través del formulario  de contacto o del correo electrónico info@torturasmedievales.com